Entrevista a Rosina Secondi de Estudio Claro.

Por Verónica Massonnier

¿Cómo nace el proyecto? 

Estudio Claro se funda en 2008 en una sociedad formada por Daniel Apel y Rosina Secondi, nuestra entrevistada. Comienza con interiorismo, vinculado más bien a lo comercial vimos que además de la distribución e iluminación tenía gran fuerza el diseño de mobiliario. Y vimos que nuestra identidad como diseñadores estaba más ligada a diseñar nuestros propios muebles. Estaba haciendo un postgrado en mobiliario. Nos volcamos a mostrarnos a través de concursos internacionales y fue a través de eso, en especial salao design en Brasil dimos mucho a conocer, nos presentamos cuatro años y ganamos varios premios. Entones nos animamos a otros concursos España, Chile. Nos dio confianza y nos dio a conocer. La motivación y la validación que significa ganar concursos. Y en Brasil vimos que lo que nos interesaba conecta mucho la industria con los diseños. Brasil produce mucho importa poco y entrar en ese sistema diseñador industria nos interesaba. Nos contactó una de las empresas más importantes de Brasil en muebles, con 50 tiendas en el país. Hoy tenemos 78 muebles de los que fabricamos a una escala de aproximadamente 250 de cada modelo por mes. Se llama Tok & Stock. Es una escala mucho mayor de la que podríamos desarrollar en Uruguay.

Aparador Telma, obtuvo el primer premio profesional en el concurso Salao Design en el 2017. Es parte de la colección de Tok & Stok y también está a la venta en Uruguay.

¿Toda la producción se realiza en Brasil? 

No, por el contrario. En Uruguay tenemos mucha cercanía con lo artesanal y eso nos dio una impronta especial, tenemos el contacto con lo industrial y con la producción artesanal. Es el contacto con el producto desde todos lados, artesanal e industrial, la cercanía a lo productivo. 

Ahí vimos lo estratégico que era a nivel costos diseñar el mueble en Uruguay, fabricarlo en Brasil y traerlo a Uruguay. Es especialmente la línea en hierro. Acá trabajamos más con una impronta artesanal, trabajando con talleres locales. Se testea lo que se puede hacer con materiales y artesanos locales, de manera muy cercana. 

¿Cuál es el presente y las líneas que le dan hoy la identidad a Estudio Claro? 

Hoy retomamos también interiorismo con la marca Andes, que es la rama de diseño comercial. Mantenemos lo que nos hizo crecer y mantener Claro como muebles e interiorismo en vivienda y Andes se ocupa del interiorismo comercial. Acá se fabrica la línea de madera, cerámica y vidrio y tenemos la línea Prado que es el mobiliario de hierro que fabricamos en Brasil. Argentina también es un mercado en el que tenemos presencia. 

Nos identificamos con materiales nobles, no los “símil” sino hierro, vidrio, madera, cerámica, diseñando en cada país aquellos productos presentes en cada región. Tenemos interés también en cruzarnos con colegas de la línea textil, en lana. El diseño como valor, y la combinación de lo industrial (cuando es posible) con lo artesanal, pero aclarando que el concepto de piezas únicas no es lo que hacemos. 

Además, participamos en proyectos de urbanismo. Hace poco desarrollamos (EMI) la estación de Montevideo inteligente creando un equipo multidisciplinario con un estudio de arquitectura y esto se puede ver en la rambla de Kibon para la Intendencia, que es un cliente fuerte nuestro. 

Linea Prado, formada por poltrona silla y taburete. Realizada en varilla de hierro. Forman parte de la colección de la tienda Brasilera Tok Stok para la cual diseñamos. Ahora también a la venta en Uruguay.

¿Qué proyectos se plantan a futuro? 

Uruguay XXI nos apoyó mucho, y fuimos a una feria en Londres durante cuatro años; esto es muy valioso porque permite mostrar el producto y también ver cómo se diseña en otros lados. Este año íbamos a una feria en Nueva York, que no se pudo concretar por la pandemia. Continuamos con la idea de diseñar para locales comerciales, que fue nuestro comienzo en interiorismo y de expandir hacia nuevos mercados. Fuimos con otros estudios embajadores del diseño local, con fines de poder crecer diseñando acá y produciendo para otros países, más allá de la región. 

Florero Brote chico, parte de la colección “POETIC FORMS” lanzada en la semana del diseño de Londres en el 2019. Esta colección es un homenaje a los 100 años del libro Lenguas de diamantes de la poeta uruguaya Juana de Ibarbourou. Piezas de cerámica fabricadas en Uruguay con un proceso artesanal.

Estudio Claro: https://www.estudioclaro.com

Instagram: @estudioclaro

Andes: https://www.andesuy.com

Instagram: @andes_uy