Usos y beneficios de estos aliados naturales.

 

Si bien parecen ser parte de una tendencia new age, lo cierto es que los aceites esenciales y la aromaterapia han estado entre nosotras desde hace siglos, formando parte de remedios caseros e infusiones varias de nuestros mayores. Pero en los últimos años han ganado protagonismo como herramientas de belleza, al punto que cada vez son más las marcas que los incorporan en sus formulaciones. Por eso, repasamos los principales beneficios y características de los aceites esenciales, para que vos también te animes a sumarlos a tu rutina.

Romero

El romero se utiliza regularmente como base de shampoo. ¿Por qué? Porque al aplicarlo, se logra incrementar la circulación del cuero cabelludo, favoreciendo el crecimiento del pelo. Y gracias a su frescura, estimula el cerebro, mejorando la memoria y la claridad mental. ¿Algo más? Sí, es ideal para cuando los músculos están tensos.

Almendra

El aceite de almendras tiene una textura refinada y una consistencia no grasa, lo que permite una rápida absorción. Una vez aplicado, deja la piel suave, satinada e hidratada, por lo que resulta uno de los aceites más populares para masajes y cremas de manos. Y por si fuera poco, sus propiedades nutritivas ayudan a la firmeza de la piel.

Naranja dulce

En síntesis, su aroma cítrico motiva la felicidad ya que influye directamente en nuestro estado de ánimo, haciéndonos sentir acogidos y confortables. Y sus beneficios van más allá: utilizado sobre la piel, es excelente para la generación de colágeno y para drenar toxinas del sistema linfático.

Siempre viva

Elevada por muchos al rango de estrella, esta flor súper duradera tiene grandes componente anti-age. Su aceite esencial nutre la piel, logrando reducir líneas de expresión y eliminando arrugas finas, otorgando a la piel una textura aterciopelada. Además, es un potente desinflamante.

Lavanda

Originaria de Provence y de aroma inconfundible, la lavanda ayuda a calmar y relajar la mente y combatir el estrés, el asma y las migrañas. Así, es un aliado perfecto para conciliar el sueño; y aplicado en nuestra piel, resulta ideal para masajes terapéuticos, prevenir cicatrices y balancear el PH de la piel.

Oliva

Ahora, el aceite esencial de oliva está ganando un espacio a influjo del aceite de oliva, actual vedette de la cocina. Es que su gran contenido de ácidos grasos y alfa-linolélico le otorgan gran poder hidratante, haciéndola especial para pieles secas y sensibles. No importa de cuál de las más de 100 especies distintas de olivos que provenga el aceite, cualquier de ellos será un potente aliado.

Verbena

Su aroma a limón es ideal para esos días en las que estamos desganadas o sin energía. Gracias a su poder energizante, refresca y vigoriza tanto el cuerpo como la mente.

Geranio

El Geranio se conoce como el aceite de las 4A: es astringente, antiséptico, anti degenerativo y anticoagulante. Así, trae beneficios para la piel -es ideal para pieles con acné o seborrea, ya que regula la producción de grasas-, puede utilizarse como tratamiento reductor y reafirmante, y ayuda a estimular el sistema linfático y a reducir los dolores menstruales. Completo, ¿no?

Rosa Mosqueta

Este aceite es uno de los más utilizados en el mundo de la cosmética. Rico en ácidos grasos insaturados y vitaminas A, C y E, es excelente para prevenir el fotoenvejecimiento, nutrir, hidratar y reducir manchas de la piel, líneas de expresión e incluso estrías.

Si ya estás decidida, hacé una lista de prioridades y comenzá a sumarlos a tu rutina; podés empezar de a poco, y en lugar de aplicarlos directamente, probá utilizando productos que contengan algunos de estos aceites como ingredientes. De una forma u otra, es hora de echar mano a estos aliados naturales, que traen múltiples beneficios tanto para nuestra piel como para nuestro estado de ánimo. A fin de cuentas, si nuestras abuelas los usaban, algo de razón tenían que tener, ¿no?

Por Mariella Figueredo