Las recomendaciones de Alcance para transitar con tranquilidad el embarazo.

Si bien no existen pruebas de que las embarazadas corran un riesgo mayor que el resto de la población de transitar una enfermedad grave si llegaran a contraer coronavirus, los expertos afirman que las mujeres embarazadas son más susceptibles de verse afectadas por ciertas afecciones respiratorias debido a las transformaciones que experimentan sus cuerpos y sistemas inmunitarios. Por tal motivo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) exhorta a extremar las medidas de precaución y protección con el fin de cuidarse ante esta emergencia sanitaria, al tiempo que entiende esencial que se informe al médico por posibles síntomas.

Si bien los especialistas aclaran que no existe evidencia de que el virus pueda transmitirse al feto o bebé durante el embarazado o el parto, (hecho conocido como ‘contagio vertical’), ni se han detectado microorganismos en el líquido amniótico, en la leche materna o en las pruebas hechas a nivel del cordón umbilical, resulta clave extremar los cuidados. Por tal motivo, el máximo organismo de salud a nivel internacional pide que las mujeres embarazadas tengan prioridad a la hora de recibir los tests, de cara a tomar las precauciones necesarias para amamantar, en caso de estar infectadas.

A pesar de que la OMS advierte que se requiere profundizar en investigaciones científicas con el fin de abordar en detalle cuáles son las consecuencias del COVID-19 en esta población, aquellas embarazadas que hayan dado positivo o incluso tengan sospecha de tener la patología, cuentan con derecho a recibir atención de alta calidad antes, durante y después del parto.

A continuación, una serie de consejos para que las embarazadas transiten esta etapa tan importante y feliz en sus vidas con la mayor tranquilidad posible.

Medidas de protección

Las embarazadas deben seguir las mismas precauciones que el resto de la población para evitar contraer el virus:

  • Lavarse las manos con frecuencia usando agua y jabón o un desinfectante. 
  • Mantener una distancia física con otras personas, y evitar estar en lugares concurridos.
  • Procurar no tocarse ojos, nariz y boca.
  • Tener una buena higiene respiratoria que implica cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo desechable al toser o estornudar.

En caso de presentar síntomas como fiebre, tos o dificultad para respirar, deben buscar asistencia médica, aunque previo a acudir al centro, tienen que llamar por teléfono con el objetivo de seguir las instrucciones de la autoridad médica local.

Cuidados médicos durante y luego del parto

No existe una única respuesta a propósito de los protocolos a aplicarse a nivel universal durante el parto en tiempos de COVID-19, ya que depende de diversos factores, como el sitio donde viva la embarazada, el hospital al que vaya, que puede tener sus propias instrucciones de cuidado para el personal, así como el día en que se haga la consulta. Frente a una situación tan cambiante, hay que tener en claro que todo se ajusta en función de las distintas instancias.

Aun así, una experiencia de parto segura y positiva implica:

  • Ser tratada con dignidad y respeto.
  • Comunicación clara de parte del personal de servicio de maternidad.
  • Estrategias adecuadas de alivio del dolor.

Aunque los especialistas sostienen que el parto en los hospitales es seguro y que se han aislado las áreas donde se da a luz, también se aconseja permanecer el menor tiempo posible en los sanatorios. Lo prudente sería evitar superar las 24 horas, de no haber complicaciones. Mientras tanto, la OMS señala que si existen sospechas o si se confirma que la embarazada es positiva del virus, los funcionarios de la salud deben tomar todos los reparos adecuados para reducir su riesgo de infección y el de terceros, incluido el lavado de manos, y el uso de ropa de protección como guantes, batas y mascarillas.

La OMS entiende que es esencial mantener el contacto inmediato de la madre con el recién nacido, aunque la mujer haya dado positivo por coronavirus. Entienden que el bebé no debería ser separado de su madre, salvo para las pruebas básicas que determinen su estado de salud tras el parto.

Tips a tomar en cuenta para la lactancia

Dado que no se han encontrado rastros del virus en la leche materna, los expertos y la OMS recomiendan que incluso aquellas mujeres que sean positivas de coronavirus continúen amamantando a sus bebés de manera totalmente normal debido a los beneficios que lactancia tiene para el recién nacido. En situaciones donde no fuera posible dar el pecho de manera directa, la OMS indica que se usen otros mecanismos, como los extractores de leche.

Si bien la lactancia no se elimina, se aconseja extremar las medidas de precaución con el fin de evitar el contagio y cuidar al bebé. Entre las buenas prácticas se encuentra:

  • Usar mascarillas y guantes, si hubiera disponibles, así como tener una buena higiene respiratoria mientras se amamanta.
  • Lavarse las manos antes y después de estar en contacto con el recién nacido. 
  • Seguir la rutina de limpieza y desinfección de las superficies tocadas.