EN LA OFICINA

Fresca y elegante

Por Camila Galfione

Febrero es el mes en el que volvemos de las vacaciones a trabajar, pero el calor, nos da ganas de seguir veraneando en la playa. Es una época en la que a muchas les cuesta decidir que ponerse para ir a la oficina y combinar un look fresco con uno profesional.

Algunas optan por lo más fácil: el pantalón negro. Para ellas pasar de la playa al trabajo es pasar de vivir a sobrevivir. La mejor recomendación es optar por polleras y, hay cientos de cortes adecuados al ámbito corporativo. La pollera línea A, la base largo Chanel o polleras largas son ideales. Lo importante es que su largo sea adecuado y que el textil luzca más bien profesional como, por ejemplo, una gabardina lisa color beige para una pollera corta.

Los colores claros son frescos, a diferencia del negro que absorbe todo el calor. Sin duda es más fácil lucir profesional vistiendo toda de azul o de negro y, que los colores claros, son un tanto más difíciles de combinar. Una buena opción es elegir la monocromía, un total white o un conjunto beige claro lucen tan formales como uno negro.

Las blusas manga corta son la alternativa más fresca y elegante. De éstas vale la pena comprarse cuatro o cinco e ir combinándolas. Si tenemos una pollera color camel o beige, podemos usarlas más de una vez a la semana e ir rotando las blusas, luciendo todos los días diferentes.

Los accesorios son un must. A veces tanto calor hace que no nos sintamos en nuestro máximo esplendor. El clima nos quita las ganas de producirnos, pero no hay que dejar de hacerlo. Un buen collar potencia todo el look y siempre nos hará sentir un poco más arregladas.

En este mes, el desodorante, el perfume y el maquillaje deben estar en nuestras carteras. Cortar el día renovando la fragancia y el make-up hará que lleguemos a la tarde sin que nos sintamos vencidas por el calor.

 

Febrero, 2017.

2018-04-19T09:40:43+00:00 2 febrero, 2017|