María Inés García lidera ALCANCE, una empresa uruguaya de servicio de companía con más de veinticino años,  donde las mujeres que trabajan, son absoluta mayoría. El empoderamiento femenino, ser madre y ejecutiva, el impacto de la pandemia en el país y en la salud, fueron algunos de los temas que Dressmix habló con ella. 

De 193 países, solo 10 son gobernados por mujeres de los cuales 7 están al frente de algunos de los países que mejor está gestionando la pandemia.  

(Jacinda Ardem (Nueva Zelanda), Angela Merkle (Alemania), Sanna Martin (Finlandia), Ema Solberg (Noruega) Tsai Ing-Wen (Taiwán), Katrin Jakobsdottir (Islandia) y Mette Frederiksen (Dinamarca). 

¿Crees que las mujeres están mejor dotadas para manejar situaciones de crisis?

Creo en las capacidades que tenemos las mujeres en general y por supuesto que en situaciones de crisis más que más. Las mujeres somos capaces de tratar muchos temas a la vez y resolverlos, somos multitask. Permanentemente estamos tomando decisiones de todo tipo en los distintos ámbitos (personal, familiar, laboral). En Alcance, las gerencias y jefaturas están ocupadas en su mayoría por mujeres y en concreto puedo decir que la crisis actual producida por la pandemia la estamos gestionando de forma exitosa, teniendo nuestro foco siempre en el cuidado de nuestros socios y colaboradores. Hemos tomado la crisis como una oportunidad para hacer un montón de cosas que no nos hubiésemos imaginado en otro contexto o por lo menos no de una forma tan rápida como las hemos implementado. 

¿Coincidís con los principios del empoderamiento femenino de ONU? ¿En qué medida se aplican en Alcance?

Sí, coincido plenamente. En Alcance el 93% de las personas son mujeres. Los cargos de responsabilidad como lo son las gerencias y jefaturas están ocupados en su mayoría por mujeres. De los cinco cargos gerenciales, cuatro son ocupados por mujeres.

Desde que adherimos a los Principios WEPs, en noviembre de 2017, hemos impulsado los ODS 5 (Objetivo de Desarrollo Sostenible) sobre Equidad de Género, promoviendo fuertemente la meta que hace referencia a reconocer y valorar los cuidados no remunerados y el trabajo doméstico no remunerado, así como la responsabilidad compartida en el hogar y la familia.

En este sentido, junto con ONU Mujeres Uruguay en 2018 desarrollamos un concurso infantil sobre corresponsabilidad llamado “Somos Un Equipo”, con el objetivo de contribuir al cambio cultural buscado. Tuvimos una preciosa repercusión y por eso estamos trabajando actualmente en una nueva edición.    

¿Cómo ves el manejo del impacto de la pandemia en Uruguay?

En Alcance hemos estado muy atentos a las diferentes medidas que se fueron recomendando, ya que consideramos que desde las autoridades sanitarias se vienen tomando las medidas adecuadas para disminuir el impacto de la pandemia en nuestra población. En esta línea, hemos generado diversos protocolos de bioseguridad alineados a las pautas dadas, con el objetivo de cuidar tanto a nuestros socios, como a nuestros colaboradores y a la sociedad en su conjunto, tratando de aportar a evitar la propagación del virus. 

¿De qué manera pensás que los mayores de 65 años, que son población de riesgo, se ven afectados con el aislamiento?

Sin duda es una población fuertemente afectada por el distanciamiento social. Creo que en general a los mayores de 65 años lo que más les afecta del aislamiento es lo emocional, la falta de contención de sus conocidos, la charla, el momento compartido, estar distanciados de sus afectos, sus nietos, sus hijos, los vecinos. Es una generación que está acostumbrada a la “presencia” como forma de vincularse, y está más alejada de la tecnología por lo que a veces se torna difícil encontrar la cercanía por este medio, aunque también hay que reconocer que se han ido incorporando rápidamente a los nuevos formatos. 

En Alcance, quienes están en esta franja de edad, al ser parte de la población de mayor riesgo, los amparamos en el subsidio por enfermedad para que pudiesen estar en su casa.  Además, desde Recursos Humanos realizamos acompañamiento telefónico a cargo de nuestras psicólogas, para quienes lo necesitan, ya que lo consideramos importantísimo en estos momentos. 

También como parte de nuestro programa de RSE generamos distintas actividades que se comparten en las redes, a través de grupos cerrados de Facebook que tenemos con nuestros colaboradores, en donde proponemos espacios de yoga y diversas actividades que forman parte del Programa de Bienestar, y que, si bien es para todos nuestros colaboradores, los mayores valoran mucho en estos momentos.

¿Cuál es tu historia en la empresa y cuál es el rol que cumplís hoy?

Alcance es una empresa familiar, fundada por mis padres hace ya casi 25 años. En aquel entonces yo tenía 12 años por lo que conozco a Alcance desde sus inicios. Los temas de la empresa siempre me atraparon. Cuando mis padres hablaban de algún tema relacionado me gustaba escuchar los intercambios y opinar. Cuando culminé el liceo hice la Licenciatura en Administración de Empresas complementándola con la maestría en administración, y en forma paralela trabajaba en la empresa. Desde entonces estoy aquí y estos 16 años me han permitido trabajar en todos los sectores y conocerlos en profundidad, lo que hoy siendo gerenta general valoro muchísimo. 

Como Gerenta General de Alcance, ¿cómo ha influido la pandemia en el servicio de compañía de la empresa?

La pandemia nos ha afectado como a la mayoría de las empresas uruguayas. Cuando todo comenzó hace algo más de dos meses, tuvimos que en pocos días tomar muchísimas decisiones que iban a impactar sobre más de 40.000 socios y 300 colaboradores. Estas decisiones requerían y requieren de un gran profesionalismo, responsabilidad y particularmente de mucha sensibilidad por el momento tan especial que estamos atravesando.

Estoy convencida que todas las decisiones que tomamos fueron las correctas, siempre primó cuidar a nuestros socios y a nuestros colaboradores de manera muy responsable. 

Nunca dejamos de estar operativos al 100%. Para ello tuvimos que actuar en 3 líneas de trabajo, los procesos administrativos, los de servicio y la comunicación. A nivel administrativo, cambiamos los formatos y los procesos de trabajo e incorporamos los recursos necesarios para poder quedar operativos cada uno desde su casa, en los puestos que así lo permitían. También capacitamos a nuestros gerentes y jefes para gestionar a distancia en este nuevo contexto lleno de desafíos a sus equipos. En cuanto a la prestación de servicios, ajustamos los procesos existentes y generamos todos los protocolos de bioseguridad necesarios para brindar los servicios de forma segura a todas las partes. A nuestros Asistentes de Familia (así denominamos a nuestros acompañantes porque consideramos que asisten y apoyan al núcleo familiar y no solo al socio) les proporcionamos todos los materiales necesarios y la capacitación correspondiente para el correcto uso de los mismos. 

Y el tercer elemento, no por último menos importante, trabajamos en una comunicación integral y transparente para mantenernos conectados con nuestra gente, trasmitiendo seguridad y tranquilidad sobre los pasos que daba la empresa. 

Actualmente nos estamos preparando para la nueva normalidad, que implica seguir pensando en el cuidado de todos.

¿Hay conciencia en los uruguayos sobre prever que en algún momento pueden necesitar ayuda para el cuidado y compañía de sus seres queridos frente a una situación de salud imprevista?

Sí, cada vez más los uruguayos toman conciencia de la necesidad de prever el cuidado. La sociedad ha cambiado desde hace ya unos años. El rol de la mujer cada vez es más activo en el ámbito laboral. Las familias se han reducido enormemente y por lo general todos tienen actividades (estudio, trabajo, actividades sociales, etc.). Esto hace que las familias tengan menos disponibilidad para el cuidado de un familiar ante una situación de quebranto de salud, ya sea por una internación en una institución o en su casa. También sucede que cada vez más se prioriza, al momento de la elección, contar con una empresa con respaldo que asegure que la persona que acompañará estará debidamente capacitada para hacer esta tarea tan especial. 

¿Cuáles son los criterios para el reclutamiento de los que ejercen el trabajo de acompañantes de Alcance? 

En Alcance, el proceso de reclutamiento y selección de Asistentes de Familia se realiza en su totalidad internamente por parte de Recursos Humanos.

Esto nos da la tranquilidad de tener bien medido el proceso y ser estrictos a la hora de ingresar personas para este cargo.

Lo fundamental que buscamos en una persona es su vocación de servicio, su calidad humana y su calidez en el trato. Ese es el desafío más grande que tenemos a la hora de seleccionar, poder identificar estos valores en la persona y considero que lo logramos. 

Pero esto debe ser complementado con que la persona tenga los conocimientos técnicos que se necesitan para el desarrollo de esta tarea. Por eso nosotros nos aseguramos los niveles de servicios brindando capacitación (sin costo) inicial y continua a todos nuestros Asistentes de Familia. Estas capacitaciones se realizan en forma interna por nuestro equipo técnico y externa, por ejemplo, en el Instituto Nacional de Ortopedia y Traumatología (INOT) donde reciben una especialización para la atención de personas con alto grado de dependencia. La calidez y calidad humana, así como el alto nivel de desempeño, es lo que más valoran nuestros socios y nos lo hacen saber, no solo a través de la encuesta de satisfacción que aplicamos al culminar cada servicio, sino a través de la infinidad de mensajes de agradecimiento que por diferentes medios nos llegan sobre nuestros Asistentes de Familia, destacando su profesionalismo y su calidez humana.

¿Cuáles son los valores, las virtudes y pilares de Alcance? 

En Alcance un valor primordial es la vocación de servicio. Cuando cuidas de otro es fundamental hacerlo desde un lugar de entrega, de empatía, amando realmente esta tarea. Alcance tiene actualmente un 96% de satisfacción entre quienes utilizan el servicio, esto es muy alto y solamente se logra porque detrás hay un equipo muy profesional y por sobre todo muy humano.

En lo personal, ¿cuáles son tus secretos para poder llevar adelante la familia y el trabajo?

Para mí es importantísimo tener un equilibrio entre la familia y el trabajo, esa es la base y no solo en pandemia. 

No sé si son secretos, creo que lo que busco es rodearme tanto en casa como en la empresa de personas valiosas, en las que pueda confiar y apoyarme.  

En casa todas las tareas las compartimos con mi esposo, los dos nos ocupamos a la par, somos un equipo para todo y eso es fundamental, porque con dos niños chicos creo que sería imposible de otra forma. 

En tiempos de la vieja normalidad, teníamos una ayuda extra en la casa mientras los dos trabajábamos. Para nosotros era una tranquilidad saber que alguien los cuida mientras estábamos fuera de casa. Tener esta ayuda externa es fundamental, y ya estoy pensando en su regreso para esta nueva normalidad. 

Por otro lado, en Alcance trabajo con un excelente equipo gerencial y de gestión que tiene una dinámica excelente y afronta los desafíos de manera sumamente comprometida. Contar con el apoyo de cada uno de ellos para mí es esencial. 

Por supuesto que en estos momentos todo se complicó, porque hay más tareas a cumplir y en casa no contamos con la ayuda extra que es un pilar para mí y mi marido. 

Te confieso que igualmente hay días que como Mafalda me digo… ¡¡paren el mundo que me quiero bajar!! 😊

¿Cómo crees que afecta la pandemia Covid-19 en los temas de género?

Como mencionaba anteriormente, en Alcance coincidimos plenamente con los principios del empoderamiento femenino. Y cuando estás en estos temas te das cuenta que existe una desigualdad estructural en los temas de cuidado, lamentablemente desfavorable para las mujeres. Y se profundizó en esta crisis sanitaria que estamos viviendo donde las mujeres hemos debido sumar a nuestras responsabilidades regulares, responsabilidades extraordinarias. Recientemente hemos participado en varios webinars de ONU Mujeres donde se abordó el tema de lo imperioso de lograr la equidad en la tarea de cuidados de niños y adultos mayores en el hogar en el marco de la pandemia por Covid-19, donde las tareas de cuidados, enseñanza, alimentación se duplicaron y recaen en la mujer.  

Un concepto interesante que se plantea es la “pobreza de tiempo” que tenemos las mujeres para nosotras, al tener que atender tantas situaciones de la cotidianeidad que atentan contra nuestra individualidad. Por suerte no en todos los hogares está presente esta situación, pero hay que trabajar para que la división del trabajo y los cuidados en los hogares sea más equitativa y las empresas debemos sin duda aportar a que esto cambie en las nuevas generaciones.

¿En estos momentos que estamos atravesando cómo es tu rutina? ¿Cómo combinas llevar adelante una empresa, con ser madre, con las actividades de la casa, entre otros?

La verdad al principio no fue nada fácil, creo que los padres de niños chicos que también están trabajando desde su casa reconocen de lo que hablo. Las primeras dos semanas fueron caóticas porque fue de un día para otro, ambos, mi esposo y yo, nos encontramos trabajando desde casa con dos niños de 8 meses y 3 años. En una dinámica muy intensa de trabajo por todas las decisiones que debíamos tomar, en un estado de alerta permanente, con jornadas laborales que no tenían horarios. Y los niños obviamente son muy demandantes más cuando son tan chicos, necesitan de tu atención permanentemente y eso como mamá me generaba un poco de angustia y frustración.

Luego nos fuimos adaptando a la nueva dinámica, aquella intensidad laboral disminuyó, se normalizó y logramos encontrar un nuevo equilibrio.

En casa tratamos de mantener con los niños las rutinas de horarios y actividades, aunque claramente no siempre se logran.

También creo que uno hace lo que puede, con todo el esfuerzo que ello implica, y no hay que auto castigarse por no hacer lo ideal como padres en estos momentos, se hace lo que mejor sale. Lo importante es conectar con tus hijos y aprovechar al máximo los momentos de compartir y de juego, dándole la contención emocional que necesitan que puede ser muy cambiante en estos días y tenemos que tratar de acompañarlos.

Quizás el rol que queda más rezagado en toda esta situación es el de mujer, los tiempos desaparecen y a veces se extraña ese espacio para una misma o simplemente un poco de silencio. 😊 

Creo que hay que pensar que esto es por un tiempo, que va terminar o que por lo menos vamos a encontrar una nueva normalidad. 

De la experiencia que tienen en servicio de compañía, ¿cuáles son los principales desafíos?

Alcance es una empresa que está en constante movimiento, eso está buenísimo. Ahora, en el corto plazo, nuestro principal desafío es continuar gestionando de forma exitosa esta crisis que estamos atravesando, minimizando el impacto negativo que pueda tener, y capitalizando todo lo que estamos aprendiendo para una mejor gestión a futuro. 

En el mediano y largo plazo, estamos siempre buscando acercar a nuestros socios y clientes nuevas propuestas orientadas al cuidado de la familia, en este sentido estamos trabajando en varios proyectos. 

También tenemos como desafío seguir incorporando más tecnología que agregue valor a los procesos y a nuestros clientes. 

Y sin duda estamos trabajando con los equipos y las personas, en nuevas actividades y capacitaciones para que estén preparados para afrontar los desafíos que tenemos por delante en esta nueva normalidad. 

Alcance Servicio de Compañía

@alcanceuy