Tips para una respiración consciente y eficiente. 

Por Mind. Fits (Stephie Bacque, Health Coach)

El hecho de respirar con conciencia te lleva a conocer cada espacio de tu cuerpo y cuanto más te conoces por dentro, menos necesitas del afuera… ¡inténtalo! 

Con cada inhalación y exhalación que le sumas a tu cuerpo, este se llena de oxígeno y libera toxinas ayudando a tu cerebro en su lado más profundo; esto te lleva a perderte para volver a encontrarte con alguien igual a vos pero con paz interior, capaz de expandirse y ser feliz. ¡Se feliz porque sí y asumiéndolo vas a ver que los motivos para serlo empiezan a aparecer solos! Acordate de compartirlo, ¡contagialo! 

La respiración es clave si hablamos de bajar la ansiedad, calmarnos y llevar nuestros pensamientos a un lugar más zen. Respirar logra un encuentro tan mágico con vos mismo y por eso no hay palabras, es un sentimiento que cada uno conoce a su manera. ¡Practicalo!

Propongo una respiración que es muy simple, efectiva y fácil de recordar.

Ejercicio de Respiración:

Se comienza con una gran inhalación con la sensación de que estamos inflando el torso y abriendo las costillas y luego exhalando dejado caer los brazos a los lados del cuerpo. 

Luego realiza, inhalando y exhalando, tres figuras geométricas repitiendo cada una tres veces, pueden cerrar los ojos para una mejor relajación cuando ya tengan práctica:

  1. Imaginemos un CÍRCULO: inhalamos hacia la mitad del círculo y exhalamos la otra mitad (se repite tres veces)
  2. Imaginamos un TRIÁNGULO: inhalamos en una de sus líneas, exhalamos en la línea que sigue y retenemos en la última línea ( se repite tres veces)
  3. Imaginemos un CUADRADO: se inhala en la primera línea, mantenemos en la segunda, exhalamos en la tercera, mantenemos en la cuarta línea (se repite tres veces)

Terminamos con una gran inhalación subiendo los brazos con el sentimiento de que nos llevamos todo ese aire que nos rodea hacia adentro de nuestro cuerpo y retenemos imaginándonos que se expande a las extremidades logrando oxigenar cada célula y luego ponemos las manos en forma de rezo (mientras las manos se mantienen sobre la cabeza) y así mientras bajamos las manos hasta el ombligo exhalamos a fondo; hasta que imaginamos nuestro ombligo pegado a la columna.

Se puede hacer con ojos cerrados o abiertos y sentados o parados. Mi elección es ojos cerrados y de pie porque siento que más aire inunda mi ser de paz y frescura.

Al final siempre recuerda:

Busca la paz, la tranquilidad y la alegría en ti.

Hace las paces con tu pasado y viví el presente.

¡Valorate! No te preocupes por lo que piensen los demás.

Reunite con personas positivas.

Dale tiempo al tiempo porque todo pasa.

Sonríe y agradece lo que tenés cada día.