Entrevista a Alfonso Martínez de Estudio Tosca.

Por Verónica Massonnier

Alfonso Martínez y Cecilia Casafua son diseñadores industriales que desarrollaron caminos diferentes hasta que la UTU creó un polo de estudios en la ciudad de Artigas, que incluía la carrera de Tecnólogo en gemas. Allí llegó Cecilia en su rol docente. Mientras, Alfonso siempre sintió atracción por el interiorismo y trabajó en Fez hasta llegar a ser el responsable del diseño de las colecciones y las compras internacionales: ella traía la parte técnica y él la mirada del interiorismo. 

En un momento sintieron que Uruguay, que posee las mejores piedras del mundo, tenía un potencial y un mercado para introducir diseño y lograr productos que trascendieran la venta al por mayor; se buscó revalorizar la materia prima con una estética internacional. Así surgió Estudio Tosca. Todo en el proyecto es artesanal, desde el trabajo con la piedra hasta el branding. Se dieron cuenta que deseaban crear productos que tuvieran una historia para contar, y así llegaron al packaging negro para que destaque solamente la piedra: el objetivo es que abrir un producto de la marca sea un momento de fiesta.

El proyecto, que se gestó en 2016, posee un enorme conjunto de diseños que ya se han materializado y otros que están esperando ver la luz. Dentro de los canales de ventas, la web cumple un rol muy importante. Tienen una página propia y están presentes en las redes. A nivel local, el turismo es uno de los sectores de consumo más importantes, por lo tanto la pandemia afectó esa perspectiva comercial. Siempre han elegido ubicarse en tiendas que privilegian el diseño de autor: Mamina, Casa Banem. Occidente en Manantiales, Manos del Uruguay, Buca en José Ignacio. También tienen presencia en Buenos Aires, y están desarrollando un proceso de exportación para Inglaterra.

Rechazando el concepto histórico de “exploto, extraigo y exporto”, desde el inicio se orientaron al Comercio Justo tomando en cuenta la remuneración y la gestión en cada eslabón la cadena, que incluye el proveedor primario de la piedra y también los artesanos especializados en los distintos materiales que intervienen en la producción. Del mismo modo, han optado por no trabajar con procesos que sean tóxicos, como por ejemplo el teñido de la piedra: para ellos la belleza está en destacar los colores y matices naturales. 

Lo que define el producto es la estética unida a la funcionalidad, y por momentos el diseño se aproxima al mundo de la escultura. Su estilo deja entrever la admiración por la Bauhaus: hay una preferencia por las formas simples, geométricas, funcionales, planos y esferas en los que la piedra es totalmente protagonista. Como anécdota que expresa los espacios ganados, Alfonso relata que en las oficinas de Facebook, así como en la oficina del Primer Ministro en China, hay piezas de Estudio Tosca. La materia prima uruguaya, con el diseño incorporado, se abre a una importante proyección futura. 

@estudiotosca

www.estudiotosca.com