LADY BIKERS

#SportyWeekByDress | Mujeres y Deporte

 

Presenta Adidas #HereToCreate #UltraBoost

Hace diez años un grupo de mujeres crearon “Lady Bikers” un grupo femenino de ciclismo. Hoy son 18 mujeres con el apoyo de dos profesores que entrenan periódicamente y que viajan juntas en busca de rutas y aventuras. Entrevistamos a Carla Piaggio que se integró el año pasado y nos cuenta su experiencia.

1. Contanos como empezaste en el mundo del ciclismo… 

Ando en bici desde siempre. Empecé de chica por el barrio, un barrio jardín tranquilo en la época que los niños podían usar la bici como medio de transporte para ir a jugar a casa de amigos, ir al club o simplemente salir a andar en “chiva”.  Iba al colegio en bicicleta en inverno y verano. En esa época no había conciencia del tema de seguridad, así que andábamos sin casco, de a dos y hasta de a tres en una bici, nos agarrábamos de las ventanas de los autos para ir más rápido, llevábamos otra bici al costado mientras pedaleábamos; la pregunta “¿me llevas?” era corriente. Años más tarde, mis padres se mudaron al centro y, aburrida de perder tiempo esperando el ómnibus, decidí comprar una bici usada (era de carrera de hombre), la pinté de fucsia y la usé de medio de transporte. ¡Era una locura! Iba sin casco por todo el centro entre los ómnibus, autos y carritos tirados por caballos. Estudiaba en el Hospital de Clínicas y en el Crandon, así que eran unos cuantos kilómetros. Ya en Pocitos, usaba esporádicamente la bici para ir a trabajar.

El ciclismo como deporte lo empecé a practicar por el 2009 ó 2010 cuando salí algunas veces con el grupo de ciclistas del Club de Golf. Recién ahí incorporé el casco, las calzas con badana, los lentes, los zapatos con traba. Varios años estuve sin andar en bici, más allá de la bici fija del gimnasio (spinning), hasta que en junio de 2017 me uní a un grupo de ciclistas mujeres que andan juntas hace años.

Yo practico todo tipo de deportes, todo me divierte salvo un par de excepciones. ¡Eso hace que haga todo pero no sea experta o me destaque en nada! Corro, nado, juego al tenis, esquí en nieve y agua, paleta, patino, hice trapecio volador, wakeboard, pruebo todo. Hasta juego fútbol con mi hijo (soy pésima). En el club también varío, no voy a ninguna clase en forma disciplinada. Alterno entre entrenamiento funcional, pilates, yoga, spinning, natación… No me da el cuerpo para hacer mucho, ¡yo iría a todo!

2. ¿Qué beneficios encontrás en el ciclismo?

En el ciclismo trabajás sobre todo el tren inferior, es un deporte de mucha pierna.Dado que no hay rebotes, no lastimás las articulaciones. Al ser al aire libre, trae los beneficios de todo lo que hacemos afuera, en contacto con la naturaleza.                  

3. ¿Cómo fue tu integración al grupo “Lady Bikers”?

El grupo surgió 10 años atrás.  Los miembros han ido cambiando, pero dos o tres fundadoras siguen. Han cambiado de profes, pero ahora creo que llegamos a un punto de equilibrio ideal en el que somos 18 ciclistas con dos profes. A mí me recibieron bárbaro, es un grupo de mujeres muy cancheras y divertidas, de entre 40 y 60 años, unidas por una pasión que es la bici. En junio empecé y en pocos meses entrenamos para el Cruce de los Andes,que hicimos a fin de noviembre de 2017.Fue la culminación de un proceso de entrenamiento muy divertido. El viaje fue como un viaje de amigas a todo pedal en medio de unos paisajes soñados. Yo tuve la mala suerte de accidentarme, pero igual lo disfruté muchísimo. Salimos dos veces por semana hacia el este, descubriendo trillos. Hay algunos alucinantes. Mi preferido es uno por atrás de La Tahona donde me marea el perfume de las retamas. ¡Un goce!

4. ¿Opinas que nuestra ciudad se adapta a la nueva efusión de la bici como medio de transporte?  

Absolutamente NO. Ha habido progreso en este sentido, pero aún estamos lejos de las ciudades europeas, por ejemplo. El que viaja muy probablemente recorra ciudades en bici. Es un medio de transporte limpio y además va en línea con la tendencia mundial en salud. No contaminás y a la vez hacés ejercicio. En tanto, tu cerebro segrega endorfinas. ¿Qué más se puede pedir?

5. ¿Cómo ves esta modalidad de transporte citadino? ¿Lo usas normalmente o más bien como deporte? 

Ahora sólo como deporte, me da miedo que me bajen de la bici para robármela si voy sola.

6. ¿Cuál es tu filosofía de vida que te guía y motiva a diario a entrenar a full? 

Primero que nada, me apasiona el ejercicio, soy feliz cuando estoy en movimiento. Me gusta sentirme ágil y sana. Creo que en el fondo y a nivel inconsciente, también está la batalla contra el envejecimiento… Igualmente no entreno a full y el ejercicio es sólo una parte de mi vida. Yo digo que tengo pensamiento mágico, me creo capaz de hacer cosas sin entrenar en forma apropiada. Pero sé que, si no hay sufrimiento, no hay gloria (eso me repito como un mantra cuando me exijo mucho).

7. ¿Por último, que consejos le das a las lectoras de DRESS que quieren incursionar en el ciclismo? (cuidados, hidratación, técnica, etc.). 

Lo primero es tener mucho cuidado. Usar casco siempre. Cuidarse de uno mismo (las caídas son comunes y pueden ser muy tontas) y de los demás, salir en grupo, respetar las reglas de tránsito, hidratarse mucho ANTES y durante el ejercicio, llevar dátiles, nueces, ticholos o lo que sea para obtener energía en pedaleadas largas, ver videos de técnicas de pedaleo para aprender de los que saben… y… ¡disfrutar!

Fotos cortesía: Carla Piaggio

Por Inés Saldías. 

 

Marzo, 2018.

2018-04-19T09:38:11+00:00 15 marzo, 2018|